@juancarreno

Carta a un indeciso

In País on septiembre 20, 2012 at 5:53 pm

Te juro que este artículo es sobre opinión política, y te juro que hablaré sobre las elecciones venezolanas que nos tendrán atentos a una escalera del CNE el 7 de octubre de 2012.

Te juro todo eso,  pero antes, por favor, contéstame esta pregunta:

¿Qué ves aquí?

Con bastante seguridad puedo afirmar que viste una de dos opciones: o viste un “13” o viste una “B”.

Lo que no puedo asegurar de ninguna manera, es que una de las dos respuestas sea “la correcta”. Habría un grupo de personas que estarían seguros de que es una “B”. Y habría un grupo de personas que estarían seguros de que es un “13”.

Y luego estarían, por supuesto, los indecisos.

Esa particularidad, que es apenas un pedacito de una teoría llamada Framing, está ampliamente estudiada, y su estudio fue uno de los que le dio al psicólogo Daniel Kahneman el premio Nobel de economía en el año 2000. Básicamente, el fenómeno describe el proceso a través del cual la decisión de una persona está condicionada a la forma en que el estímulo está presentado. El “frame” (marco o encuadre, en español) es la forma en que se presenta el problema, y será decisivo en la decisión que tome el individuo. Es un fenómeno clave para entender bien las decisiones económicas y políticas de las personas.

El marco en el que está presentado el símbolo en el dibujo anterior, deja dudas con respecto al significado del símbolo. Los indecisos también tendrían razón en estar indecisos, porque “el marco” (frame) de referencia no les da mucha idea acerca de qué significa.

Te juro que este artículo es sobre opinión política, y te juro que hablaré sobre las elecciones venezolanas que nos tendrán atentos a una escalera del CNE el 7 de octubre de 2012. Pero antes, observa el mismo símbolo, en otro “frame” y contesta:

¿Qué ves aquí?

La percepción cambia. El estímulo del medio será visto, por la mayoría de las personas (y por muchos de los indecisos) sin muchas dudas, como una letra “B”.

Cambió el marco, cambió el “frame”.

Cambió la respuesta.

Ahora, a cumplir mi juramento:

Venezuela ha sido literalmente invadida en su pensamiento político por dos encuadres o “frames”: 

1) El encuadre de la revolución: es el que te dice que te concentres en ver el símbolo:

Te pide y te ruega que veas las misiones, que veas que los viejitos cobran una pensión mucho mayor que la de gobiernos anteriores y la cobran a tiempo. Te pide y te ruega que veas al gobierno de Chávez reivindicando a los pobres.  Te quiere convencer con especificidades que son muy válidas y muy relevantes. Repito: son muy válidas y muy relevantes.

2) El encuadre de la oposición: es el que te dice que te concentres en ver el símbolo así:

Te pide y te ruega que veas el miedo y la muerte constante de venezolanos como el punto central que debemos cambiar. Te pide y te ruega que veas al gobierno de Chávez permitiendo la muerte y la distorsión de los valores democráticos. Te quiere convencer con generalidades que son también (oh, sorpresa) muy válidas y muy relevantes.

Tienen razón los primeros. Tienen razón los segundos. Y, si estás indeciso, tú también tienes buenas razones para estarlo.

Quiero hacerle entender a los de oposición, que la persona que apoya la épica revolucionaria no es “un loco”, “un idiota” o “un chabestia”… es un ser humano que valora los logros promovidos por el gobierno, incluso a costa del sacrificio de vidas humanas, porque tiene un gran gusto por la épica militar, y en la épica militar, si no hay bajas, no hay honra. (Queda claro que hablo aquí de los oficialistas “de verdad” no los que están en el poder por el dinero)

Pero también quiero hacerle entender a los oficialistas, que la persona que apoya la visión de la autodenominada “unidad democrática” no es “un apátrida”, “un lacayo imperial” ni “un escuálido”… es un ser humano que valora la vida de cada venezolano por encima de la reivindicación abstracta de la dignidad nacional, porque tiene un gran gusto por la épica civil, y en la épica civil,  nunca una victoria es una victoria, si es a costa de la muerte de inocentes. (Queda claro que hablo aquí de los de oposición “de verdad” no los que buscan el poder para enriquecerse).

No iremos a ningún lado si primero no entendemos que cada uno está en su acera por razones válidas: para unos el reto es mantener la dignidad de una patria, para otros el reto es mantener la dignidad de una vida. Dos marcos distintos. Dos respuestas distintas.

Y en el medio tú, amigo indeciso.

Mi sesgo es claro y no pretendo esconderlo, estimado indeciso: yo no creo en dignidades que solo se logran en la tumba. “Independencia nacional”, “Dignidad” y “Patria” para mí, es poder salir a la calle, ser tratado con respeto sin importar el color de mi franela, y poder autodenominarme venezolano sin negarle ese mismo derecho a la mitad de mis compatriotas. Yo hago el encuadre en grande, y por ende veo claramente letras:

Mi carta, simplemente,  es para brindarte y explicarte mi marco de referencia si decides votar. Entiende que es sólo mi marco de referencia, y que no tiene que ser el tuyo:

Haz un ejercicio mental, e imagínate por un momento en el año 1998. Es una mañana cualquiera antes de las elecciones presidenciales de ese año, y el comando de campaña de uno de los candidatos te hace la siguiente oferta:

“Mira, te vamos a dar un gobierno que va a hacer unas misiones que van a ayudar a los más pobres, que va a pagarle a tiempo las pensiones a los viejitos, y que va a darle oportunidad de educación a todos los que no se han podido educar. Te garantizo que vamos a lograr eso (y algo más) pero con una condición:debes aceptar que mueran -de aquí al 2012- 140 mil venezolanos al azar, incluyéndote a ti y a tu familia entre los posibles muertos…”

¿Habrías aceptado la propuesta? ¿Crees que una propuesta así era lo mejor que podíamos  esperar los venezolanos para la época con mayor ingreso petrolero en nuestra historia?

De aquí al 7 de octubre, te quedan pocas horas para decidir:

¿Dime: que ves aquí?

Que Dios te acompañe en la mejor decisión.

Sea cual sea, la respetaré.

Pero vota.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: