@juancarreno

Un censor llamado Twitter

In Tecnología on septiembre 1, 2014 at 10:54 am
twitter_enjaulado.JPG

(Imagen tomada de sqmagazine.co.uk)

La información nunca ha sido libre.

La posesión de información siempre ha sido moneda de curso para los que ejercen el poder.

Sin embargo, una grieta en la forma usual de manejar la información ocurrió durante este siglo: El período del 2009 al 2014 será recordado como el tiempo de mayor libertad de información de la historia humana.

Si bien Facebook y Twitter (dos de las redes sociales de mayor alcance en cuanto a provisión de noticias se refiere) nacieron unos años antes de esta época (y sin ninguna intención inicial más allá de conectarnos con nuestros amigos), es durante este período que estos servicios se convirtieron en la caja de resonancia virtual de múltiples noticias que, en la época del papel, habrían tenido que pasar por al menos un editor (o censor, en caso de ser del estado).

La crisis de Irán (2009) hace a Twitter famosa en el mundo, la “primavera árabe” (2010) se organiza a través de grupos de Facebook, un trabajo de investigación del diario inglés “The Guardian” (que recoge los testimonios de un desconocido de apellido Snowden) obtiene eco global en cuestión de días en 2013.

La información -por primera vez en la historia del mundo- andaba libre.

Y entonces, pasó IS.

El “Estado Islámico” (IS) degolló al periodista norteamericano James Foley e hizo público el video del asesinato el día 19 de agosto de 2014.

Yo no quise ver el video del degollamiento de James Foley. Sigo sin verlo. Me parece una escena aterradora aún en el cine. Así de limitado es mi interés en ver violencia.

Pero horas más tarde de la publicación del video, aunque hubiese deseado buscarlo en Twitter para verlo, ya no habría podido. Twitter (quizás por decisión propia, quizás -más probable- por petición del gobierno norteamericano) creó un sencillo algoritmo de reconocimiento de imagen que automáticamente bloqueaba las cuentas que intentaban reproducir el video. Fue un éxito total, y detuvo la terrible viralización de un acto salvaje.

Punto para la decencia.

Punto para la censura.

La normalización del uso de algoritmos para censurar textos, imágenes, o cualquier contenido en redes sociales disminuirá el costo de censura para los estados (disciplina en la que el estado chino parece llevar la delantera) pero ha clavado un puñal en la libertad. A pesar de que todos podríamos estar de acuerdo en que un video es desgarrador… ¿está bien que sea Twitter quien sirva de “editor” de lo que podemos o no ver? ¿Está bien que un algoritmo decida? ¿Está bien que la orden de hacer el algoritmo venga del estado? La decisión que a usted le parece acertada para censurar un degollamiento…¿le parecerá acertada para censurar un bombardeo en tiempos de guerra? ¿O el escándalo de corrupción de un presidente? Una vez que la censura es permitida, ¿quién decide el límite?

Claro, Twitter es una empresa privada, y tiene derecho a censurar la información que considere conveniente…pero, ¿permitirán los estados que surjan nuevas aplicaciones que nos den libertad a los usuarios de qué ver y qué no ver, si los gigantes que están a la vanguardia ya adoptaron la censura como una práctica?

Mi apuesta es a que surgirán nuevos sistemas de conexión social que ofrecerán la noticia sin censura. Para evitar conflictos legales, buscarán establecerse jurídicamente en estados que acepten la libertad total de información, y ofrecererán esa “ventaja competitiva” a quienes, como yo, creemos que no se deben difundir degollamientos, pero no queremos que tomen la decisión de no difundirlo por nosotros. Y lograrán conseguir esos clientes.

Pero no encontrarán ese estado.

En ese momento, la diatriba entre los que piensan en la libertad de información como un valor absoluto, y los que lo consideran relativo, ya  la habrán ganado estos últimos, incapaces de prever que luego de que un poder delegado es capaz de censurar un degollamiento, es capaz de censurar una protesta, y luego será capaz también de censurar su opinión.

Y, en ese momento, le habremos dado sepultura a la época de mayor libertad de la historia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: