@juancarreno

Escocia, Venezuela, y el problema de la Democracia

In País on septiembre 17, 2014 at 9:12 am
Contextos Distintos. ¿Lecciones iguales?

Contextos Distintos. ¿Lecciones iguales?

El día de mañana los escoceses van a las urnas para tomar la decisión de separar -o no- a su país del Reino Unido.

Para mí, la noticia no es tanto la decisión, sino la violencia con la que las opiniones cambiaron en el último mes. Preocupa la forma abrupta en que las tendencias cambiaron conforme se acercaba el momento de votar, indicando que, de cierta manera, el tema -importantísimo- se dejó para última hora en términos de discernimiento.

Ese es el problema con los países: que a pesar de toda la edad que puedan tener, terminan siendo “decididos” por seres humanos imposibilitados biológicamente de justipreciar toda la experiencia de “ser” ese país. Votantes circunstanciales, decidiendo en sus circunstancias, para una nación que debe ir más allá de ellas.

No tengo el mayor interés en el futuro de Escocia, más allá de la inmensa admiración que la historia del Reino Unido tiene para mí. Quizás, mi interés por ser testigo de una decisión que sea capaz de proyectarse en el futuro, venga de vivir en un país que -en la actualidad- está también (como Escocia) habitado por personas a las que les cuesta entender que ellos -lejos de ser los protagonistas de la historia- son un párrafo más, de un capítulo más. Y que el heroísmo ciudadano está en encajar dignamente este golpe al narcisismo.

Aquí también hemos sufrido las consecuencias de una situación económica deteriorada.

Aquí también hemos sufrido pensando en hacia dónde nos iba a llevar el destino si no cambiábamos el rumbo.

Aquí también hemos sufrido al cambiar de rumbo.

Aquí también tomamos decisiones sobre la base de la rabia.

Creo que mañana en Escocia ganará el No. Sin embargo, no estoy seguro necesariamente de cuál sería la mejor decisión. Lo que sí tengo claro es que ningún pueblo ha avanzado de manera sostenida cuando toma decisiones sobre la base de un cocktel que combina una estrategia de mercadeo basada en la promesas,  con la inacción y condescendencia de los que estaban llamados a mantener la cordura.

Pienso en el chavismo, pienso en Escocia, y pienso en la oposición venezolana, y pienso que para formar ciudadanos que merezcan la democracia, cada libro escolar de un país -sea de matemáticas, ciencias, o de lo que sea- debería tener en su contratapa estos tres consejos:

-Nunca lleves al poder democráticamente a un hombre armado que mató civiles para obtenerlo antes por otros medios.

-Nunca te separes por coyunturas circunstanciales de una unión que ha durado mucho más de lo que ha durado tu rabia.

-Nunca concluyas que la violencia es el mejor camino para lograr los objetivos.

-Nunca te creas más protagonista que las próximas generaciones.

Nunca.

 

  1. […] Via: Escocia, Venezuela, y el problema de la Democracia […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: